Servicio de los tripoides delanteros


Por Alejandro Gabatel, para http://www.niverosdevenezuela.com

El nuevo soporte del diferencial delantero no permite que los tripoides salgan tan fácilmente como en la configuración original, así que, para evitar problemas en el futuro y evitar mas desarmes posteriores, me tomé un tiempo para hacerles un toque técnico.

Estas fueron las herramientas e insumos que utilicé:

En la línea superior: Balde y brocha para lavar las piezas, gasolina u otro solvente, trapos viejos… En las líneas inferiores: Amarras para cables (para los guardapolvos), cuatro guardapolvos nuevos, grasa (en este trabajo usé grasa sintética Mobil 1), dos estoperas 57x40x10 para las placas que sujetan los tripoides a la carcasa del diferencial y dos rolineras NTN 6306ZNRC3. Herramientas: Tenazas de corte lateral, pinzas, alicates convencionales, alicate de presión (mejor dos que uno solo, como podrán ver más adelante), un destornillador de paleta pequeño, martillo de bola, guantes de vinilo (para lavar las piezas) y guantes de látex (para no perder tiempo después limpiándose las uñas ).

Empezamos el trabajo removiendo los guardapolvos internos y externos. Por lo visto el tipo que reconstruyó mis tripoides hace unos tres años gasta menos que un ciego en literatura, porque como pueden Uds. ver usó alambre para sujetar los guardapolvos externos:

Usamos el destornillador para remover el retén de alambre de la cavidad de la punta interna y luego simplemente extraemos el conjunto de la jaula y las bolas de la cavidad:

En este punto me di cuenta del mal trabajo que habían hecho. La jaula (o cesta) estaba instalada de manera incorrecta, no me explico como es que no sonaba y mucho menos como es que no se destruyó la punta interna. En fin… Menos mal que me dio por desarmar todo esto…

Quitamos las bolas y la jaula del extremo del eje del tripoide, y luego tiramos todas las piezas en el balde para lavarlas:

…Después de lo cual sacamos toda la grasa vieja de la cavidad. En este punto es donde comprobamos por qué los guantes de látex son una buena inversión:

Ahora, lavamos todo muy bien y lo dejamos secando sobre hojas de papel periódico:

 

También lavamos la pista interna:

Y como vamos a cambiarlos de todos modos, cortamos los guardapolvos viejos con la ayuda del arma/utensilio punzo-cortante-penetrante de nuestra preferencia (yo usé un X-acto):

Usamos las tenazas de corte lateral para cortar las amarras que sujetan el protector del guardapolvo externo antes de caerle a cuchillo:

…Y listo el pollo…

Para remover la punta externa, fijamos primero el eje en la prensa de banco:

Quito un poco la grasa para mostrarles el punto exacto en donde hay que darle (ojo! Es la pista que vamos a golpear, no la jaula!):

Después basta con darle un solo pero muy firme golpe de martillo mientras halamos la punta hacia abajo con la mano que nos queda libre:

Con la punta afuera de la ecuación, quitamos el retén de alambre del extremo del eje:

Y luego quitamos el anillo tope con la ayuda de dos alicates de presión:

Fijamos la punta externa en la prensa e inclinamos la pista interna y la jaula con la ayuda de un palo de escoba para así poder extraer las bolas. Algunas bolas siempre son más difíciles de retirar que otras, así que con esas bastardas usaremos el destornillador para hacer palanca (ligeramente):

Con las bolas afuera (por muy feo que suene ) es tiempo de extraer la jaula y la pista interna de la cavidad de la punta. La jaula tiene dos de sus seis agujeros ligeramente más grandes que los demás, para extraerla hay que hacer coincidir estos dos agujeros (que están diametralmente opuestos, por cierto) con dos de los rebajes rectos en la cavidad de la punta (entre dos de los rebajes semicirculares, para más señas). Si, si, ya sé, esto suena un poco complicado, pero cuando ustedes estén haciendo el trabajo se van a dar cuenta de que esto no entraña ningún arte de naturaleza sórdida y oscura. Además, la foto vale más que las 115 palabras que acabo de escribir para describir el procedimiento:

Si se tiene acceso a aire comprimido, limpiar todas las piezas es más fácil que darle un tiro al piso... Aquí estoy usando la pistola de limpieza para lavar las puntas y el eje con gas-oil (hay que ver la cantidad de barro mezclado con grasa que quité de la superficie externa de las puntas):

Después de lavar y secar las piezas internas es hora de una inspección. Las jaulas y las pistas no deben tener indicios de un marcado desgaste.

Ninguna pieza interna de las puntas se vende por separado, así que si alguna de las piezas está sumamente desgastada no hay más remedio que hacer un hueco en el presupuesto familiar para comprar una punta completa nueva de paquete :

Aquí se puede apreciar claramente que esta jaula fue reconstruida…

Esta pista también muestra claros indicios de que fue rellenada y, como por si fuera poco, también está algo picada. Como el tripoide no estaba sonando, y así como tampoco hay presupuesto por los momentos, no me queda más remedio que volver a ensamblar todo así como está:

La cavidad de la punta estaba en un estado bastante aceptable (menos mal):

Como el gas-oil es bastante aceitoso (hasta gelatinoso, diría yo), uso limpiador de carburadores seguido de aire comprimido antes de proceder al ensamblaje final:

Procedemos a armar el conjunto jaula/pista interna:

Así debe quedar… Una buena regla del pulgar: El lado con el rebaje cónico de la pista interna siempre debe estar orientado hacia el eje del tripoide:

No le coloco grasa todavía para efectos demostrativos. Recuerden que para instalar el conjunto en la punta hay que alinear los dos agujeros más grandes de la jaula con los rebajes rectos de la cavidad:

Ahora sí nos embarramos las manos…

Cubrimos el ensamble jaula/pista interna con una delgada capa de la misma grasa:

…Y procedemos a instalar el ensamble dentro de la cavidad:

Después, y para que suene más decente, empezamos a meterle las “esferas metálicas” :

Las tres primeras son pan comido, pero con las últimas casi siempre es necesario usar la persuasión en forma de una barra de bronce u otro metal blando para inclinar la jaula y encajarlas en su sitio: Cuando todo está en su sitio, simplemente embutimos más grasa hasta que salga por entre la jaula y las paredes de la cavidad;

 

Colocamos un poco de grasa para facilitar la instalación de los guardapolvos nuevos:

…Y luego los deslizamos por la punta del eje. El interno primero (estoy usando guardaplovos externos en ambas puntas porque he comprobado que los de tipo interno se rompen con mayor facilidad):

…Seguido del protector…

…Seguido del guardapolvo externo:

Instalamos el anillo tope en el eje (yo me ayudé con un anillo galvanizado de ¾”):

… Seguido del retén de alambre. Así quedan instalados en el eje:

Acto seguido, insertamos el extremo del eje en el agujero estriado de la pista interna, y lo empujamos de manera que el retén se comprima por medio del rebaje cónico en la pista. Una vez que el anillo tope haga contacto con la pista interna, le damos un buen tirón al eje para asegurarnos que de quedó bien fijo:

Le metemos un poco más de grasa por si las moscas…

Colocamos el guardapolvo sobre la punta y luego le ponemos una de las amarras, cuidando de apretarla bien con el alicate:

También fijamos el protector al eje por medio de otra amarra:

…Y cortamos lo que sobre:

Extraemos la estopera vieja de la placa de fijación del tripoide y colocamos una nueva (yo me ayudé con una tapa galvanizada de 1 ¼”)

Engrasamos el labio de la estopera para prevenir que trabaje en seco:

…Y luego insertamos la placa en el eje estriado de la punta interna, después de lo cual debemos limpiar muy bien la superficie donde vá instalado el rodamiento:

Como el rodamiento NTN que compré tiene un escudo en la cara que da hacia adentro y por eso no vá a recibir un baño de valvulina, le embuto suficiente grasa entre las dos pistas:

Luego hay que prensar el rodamiento en la punta interna. Como no tenía un tubo de hierro de diámetro adecuado, usé el martillo y un pedazo de tubo de PVC de 1 ½” que tenía tirado en el piso del taller para llevarlo hasta la posición deseada:

Se coloca la arandela cónica, seguida del retén del rodamiento, y este se introduce en su respectiva ranura con la ayuda de un alicate saca-retenes:

…Y así queda…

Llenamos con grasa aproximadamente 1/3 de la cavidad de la punta interna:

Y aplicándole grasa a la pista interna de la punta fue que me di cuenta de que había puesto la grandísima torta…

Resulta que me había olvidado de meter la jaula antes de meter los guardapolvos… No tomé fotos de esto porque mi señora esposa me tenía la cámara secuestrada para uno de sus trabajos, pero básicamente lo que hice fue colocar el eje en la prensa y darle un martillazo a la pista para sacarla, después de lo cual deslicé la jaula (OJO: el diámetro mayor siempre apunta hacia la cavidad de la punta interna) y finalmente volví a colocar la pista en su sitio.

Evidentemente el mecánico que reconstruyó los tripoides anteriormente cometió el mismo error que yo cometí, con la única salvedad de que él prefirió ahorrarse cien bolívares en una amarra y por eso optó por dejarlo así. “Quien se vá a dar cuenta una vez que el tripoide esté armado, con toda esa grasa y encima con el guardapolvo puesto?”, fueron muy probablemente los pensamientos que pasaron por su cabeza de g… en ese momento.

Por esta, y por otras múltiples razones, es que yo trato de arreglar todo yo mismo. Si termina funcionando bien, pues siempre queda la satisfacción de saber que lo hice yo; y si algo se rompe… Siempre queda la experiencia y la escuela que uno agarra para hacerlo bien la próxima vez, pero también quedan las auto-mentadas de madre, los hervores de la sangre, el proferir palabras soeces que empiezan por CO y terminan por ÑO y la acidez estomacal

Una vez que la jaula está instalada COMO DEBE SER sólo es cuestión de colocarle las bolas, las cuales habremos engrasado un poco previamente:

…Después de lo cual introducimos toda esa parafernalia en la cavidad de la punta, la cual ya habíamos engrasado previamente:

Ahora, colocamos el retén de alambre en su respectiva ranura en el borde de la cavidad:

…Y finalizamos el trabajo colocando el guardapolvos interno tal y como hicimos con el externo.

A veces sucede que tratamos de girar la punta externa y esta se tranca ligeramente, a menos que las pistas internas estén severamente picadas y hayamos olvidado darles una pasadita con lija o tela de esmeril esto no debe ser considerado como un defecto del ensamblaje, ya que esta condición no se hará presente durante la operación. Ahora sólo queda repetir el procedimiento en el tripoide del lado izquierdo, y estamos listos…

Espero que este pequeño artículo les haya sido de alguna ayuda.

Alejandro Gabatel, Agosto de 2007.

Copyright © 2007 niverosdevenezuela.com. Todos los derechos reservados.